Corazón de arquitectura

Este blog está dedicado a la investigación, re- valorización, difusión y conservación del Patrimonio tangible e intangible de la ciudad de Rosario, a través de postales antiguas, notas del autor, fotografías históricas y actuales de los hitos edilicios de una ciudad que concentra obras de los arquitectos más importantes de la época de oro de la arquitectura nacional y destacadísimos profesionales de actuación local que forman el corpus patrimonial de Rosario.

Autor: Arquitecto Pablo Mercado
Tuitter: @pmercado10
email: pmercado400@gmail.com
Colaboracion especial: Ana María Ferrini

domingo, 3 de febrero de 2019

El 3 de Febrero de 1813 y de 1852


El 3 de Febrero, Rosario, Caseros y San Lorenzo
¿Qué significa ser ROSARINO?
¿Cómo se construye CIUDADANÍA?
Autor: arq. Pablo Mercado.

Este texto contiene algunas hipótesis e interpretaciones que se sostienen en una IDENTIDAD que se construye en significados posibles. Como en el Código Da Vinci, del escritor Dan Brown, podemos ver lo evidente o pensar que otro significado está presente bajo esos mismos nombres o sus omisiones.

La trama urbana de Rosario nos propone un juego simbólico y de significados, algunos presentes y otros que necesitan ser decodificados, Tal vez quien estableció la nomenclatura de la ciudad pudo inscribir algunas fechas por la dualidad de su significado y a otras el uso coloquial las fue deformando en su idea de representación, permitiendo hoy respuestas que no se sostienen en la lógica temporal.

El 3 de febrero se conmemora en Argentina la Batalla de San Lorenzo, que tuvo lugar el el 3 de febrero de 1813 junto al Convento San Carlos Borromeo, en la localidad de San Lorenzo, ese mismo día en nuestro país, también, coincide la fecha, con la conmemoración de la Batalla de Caseros, el 3 de febrero de 1852. Ese día el Ejército de la Confederación Argentina "Ejército Grande" al mando del General Justo José de Urquiza, venció a las tropas del Brigadier Juan Manuel de Rosas, en el lugar llamado Caseros.

Sin dudas la construcción de la independencia no es algo menor, ni la única batalla en tierras nacionales o la primer batalla del Coronel José de San Martín en territorio sudamericano, como tampoco -debería ser menos importante- la batalla por la organización nacional, el libre comercio, la libre navegación de los ríos, la educación primaria pública laica obligatoria, y la independencia de poderes, base de la vida institucional que se plantearon en esa Constitución Nacional proclamada en 1853.

En la ciudad de Rosario -ciudad que no reconoce fundador- se plantean estos interrogantes aún hoy y es importante que los podamos pensar. ¿Porque se llama hoy una calle 1° de Mayo en homenaje a esa primer Constitución proclamada en 1853 y que en la actualidad muchos confunden con el día del Trabajador (instaurado en París en 1889)?.¿Porque una calle se llamaba 25 de Diciembre (Juan Manuel de Rosas), es por la conmemoración del nacimiento del niño Jesús, o es por la fecha en que las fuerzas del Ejército Grande pasaron por Rosario, después de cruzar el Río Paraná y los habitantes apoyaron, en desmedro de las autoridades obedientes a Rosas, que huyeron a San Nicolás de los Arroyos en la provincia de Buenos Aires. Es por el apoyo a esa gesta que la Villa del Rosario se convierte en Ciudad el 5 de agosto de 1852.

La calle Urquiza, que nace en la Bajada Grande (Bajada Sargento Cabral), junto con las calles Puerto (San Martín) y Aduana (Maipú) dan una idea del capital simbólico de esta ciudad que se construyó sobre los caminos y luego calles: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, sumado a ideales como Libertad -del tirano- (Sarmiento), Progreso (Mitre) y Comercio (Laprida). entre otras calles que toman el nombre de las "provincias amigas" como Mendoza, San Juan, San Luis La Rioja, Tucumán, Catamarca, Salta, Jujuy, Entre Ríos y Corrientes se destacan las ciudades amigas como Montevideo, héroes como Guillermo Brown, Martín Miguel de Güemes, Balcarce, lugares como San Lorenzo, tal vez aquí la verdadera conmemoración de la batalla y algunas fechas como el 9 de julio -como el día de la independencia Argentina- y el 3 de Febrero, entendido como la celebración de la Batalla de Caseros.

Tal vez alguien insista con la fecha del 3 de Febrero y la asociación con el día de la batalla de San Lorenzo, pero para mi estará siempre presente en la dualidad de Rosario, ciudad fundada sin fundador, que sin dejar afuera a lo nacional sigue teniendo una identidad fuertemente local, que nos lleva a identificarnos, ante la pregunta: ¿de dónde sos?, con la respuesta: SOY ROSARINO.








jueves, 17 de enero de 2019

En Barcelona....Protección del patrimonio arquitectónico...

En Barcelona....Protección del Patrimonio Arquitectónico...


"El patrimonio cultural es uno de los testigos fundamentales de la trayectoria histórica y de identidad de una colectividad nacional. Los bienes que lo integran constituyen una herencia insustituible, que hay que transmitir en las mejores condiciones a las generaciones futuras. Los catálogos de protección de patrimonio son el instrumento adecuado para poder proteger todo este legado.

El antecedente del Catálogo de Patrimonio de la Ciudad de Barcelona se remonta a la Ley de Suelo de 1956 donde se fijaba que los municipios tenían que aprobar unos listados o catálogos de edificios que a causa de sus valores artísticos, históricos, arqueológicos, típicos o tradicionales no podían ser derribados. La consecuencia de esta normativa quedó materializada en la aprobación el 30 de octubre de 1962 del Catálogo de Edificios y Monumentos de Interés Artístico, Histórico, Arqueológico y típico o tradicional con categoría de Plano parcial.
Este documento fue el primero que se redactó en el Estado español, fruto de un legado de incalculable valor elaborado por el equipo dirigido por Adolf Florensa, arquitecto municipal que dirigía el Servicio de Edificios Artísticos y Arqueológicos y de Ornado Público con el fin de cuidar de la conservación de los monumentos de la Ciudad.
Así mismo, la falta de una plena vinculación del Catálogo con los instrumentos de regulación urbanística lo convirtieron en un mero inventario, por lo que la eficacia del Catálogo era casi nula, no tenía ninguna otra utilidad que la de constituir un trámite más en el proceso de obtención de determinadas licencias de derribo. La catalogación en la práctica ni protegía, ni comportaba que se tuviera que actuar con un particular respeto sobre los edificios reconocidos.
En los años 70, periodo de notable actividad constructiva, se hizo casi imposible, conciliar esta dinámica de crecimiento con la pervivencia del pasado. El caso de Can Serra se convirtió en paradigmático, fue la piedra de toque de una conciencia generalizada de mantener la memoria histórica de una ciudad indignada por la pérdida excesivamente habitual de sus edificios más emblemáticos.
La aprobación definitiva el 18 de enero de 1979 del Catálogo de Patrimonio Histórico-artístico de la ciudad de Barcelona constituyó un paso más en la valoración del patrimonio, a pesar del cual no resolvía la contradicción existente entre la afectación urbanística y la protección de un elemento concreto. Ante una afectación urbanística se establecía que era factible la descatalogación y consiguiente derribo de un edificio si existían "previsiones de planeamiento de interés público prevalente".
Durante los años ochenta la protección de patrimonio se asume colectivamente y la valoración de la arquitectura histórica es un hito demostrativo de la evolución de la ciudad. Bajo esta premisa, la Generalitat de Catalunya de acuerdo con la competencia exclusiva en esta materia que le es atribuida, elaboró la Abrir documento PDF Llei 9/1993 del Patrimoni Cultural Català. La Ley parte de un concepto amplio del patrimonio cultural de Cataluña y es objeto de ésta, la protección, conservación, la investigación, la difusión y el fomento del patrimonio cultural. Se establecen dos categorías de protección A y B comunes a bienes muebles, inmuebles e inmateriales y deja entrever otra categoría.
El problema entre la protección y los planes urbanísticos se intentó superar con la redacción de los Planes Especiales de Protección del Patrimonio Arquitectónico y Catálogo adaptados territorialmente en los distritos de la ciudad y aprobados definitivamente a lo largo del año 2000. Esta solución ha permitido coordinar los criterios de protección y los del planeamiento, de manera que la protección se ajusta actualmente de forma mucho más efectiva.
Los Planes establecen cuatro niveles de protección. La categoría superior la forman los elementos con nivel A (Bien Cultural de Interés Nacional), decididos por la Generalitat. La siguiente categoría la forman los de nivel B (Bien Cultural de Interés Local), decididos por el Ayuntamiento y ratificados por la Generalitat. El nivel C (Bien de Interés Urbanístico) es competencia absoluta del Ayuntamiento. Por último, los de nivel D (Bien de Interés Documental). Para las tres primeras categorías es obligado el mantenimiento, no es posible el derribo, mientras que al nivel D se permite el derribo después de presentar y ser aprobado un estudio histórico-arquitectónico"

Este texto lo recopilé en facebook el 17 de enero de 2017.
http://ajuntament.barcelona.cat/ecologiaurbana/es/servicios/la-ciudad-funciona/urbanismo-y-gestion-del-territorio/proteccion-del-patrimonio-arquitectonico