Corazón de arquitectura

Este blog está dedicado a la investigación, re- valorización, difusión y conservación del Patrimonio tangible e intangible de la ciudad de Rosario, a través de postales antiguas, notas del autor, fotografías históricas y actuales de los hitos edilicios de una ciudad que concentra obras de los arquitectos más importantes de la época de oro de la arquitectura nacional y destacadísimos profesionales de actuación local que forman el corpus patrimonial de Rosario.

Autor: Arquitecto Pablo Mercado
Tuitter: @pmercado10
email: pmercado400@gmail.com
Colaboracion especial: Ana María Ferrini

lunes, 26 de febrero de 2018

Viajes y reflexiones: "La experiencia de Berlín"


Autor: arq. Pablo Mercado

Este texto fue publicado originalmente en año 2015 en La Gaceta del Colegio de Arquitectos Distrito 2. Dirigida por el arq. Javier Armentano

"La actual capital alemana, es un caso especial. Berlín es una ciudad -para los europeos- nueva de 715 años, diferente a otras ciudades que tienen un origen romano como Frankfurt o Nuremberg.
La ciudad -que fuera la capital de Prusia- es hoy una gran fábrica de edificios. La ciudad amurallada fue modificada para ser capital de Federico I  (1701-1918) y en ese movimiento se creó la Isla de los Museos. Allí se conservan el busto de Nefertiti y el altar de Pérgamo, tal vez las dos reliquias más impactantes.

Como capital esta ciudad puso en marcha un plan de arquitectura para reflejar su rango, la capital del imperio. Kart Friedrich Schinkel  y otros arquitectos tuvieron la responsabilidad de las obras.
Se crearon así el edificio de la Nueva Guardia (1818), el Reichstag o Parlamento Alemán (1888), ambos de Schinkel,  la imagen del primero es un antecedente en Rosario del pórtico del cementerio El Salvador, obra del arquitecto alemán Oswall Menzell (1888).

Dentro de la Isla de los Museos el Palacio Real de los arquitectos Andreas Schlüter, Karl Friedrich Schinkel, Johann Arnold Nering el edificio del Altesmuseum (1823), Antigua Galería Nacional de Berlín de Schlüter (1876), Bode Museum (1905),y el Museo de Pérgamo (1930).

La puerta de Brandenburgo (1789-1791), obra del arquitecto Langhans es testigo de estas transformaciones en capital. Emulando los milenarios arcos triunfales romanos, la cuadriga[1] ubicada en la parte superior -la Victoria de la paz- fue trofeo de guerra de Napoleón en su paso por Berlín en 1806 y cuando fue recuperada en 1814 se convirtió en la Victoria de la guerra, cambiando el sentido: antes miraba hacia fuera de la ciudad y ahora mira hacia adentro. Probablemente las horas más emotivas de esta Puerta se vivieron la noche del 9 de noviembre de 1989 cuando se derribó el muro.

Entre 1919 y 1933 Berlín fue la capital de la República de Weimar y entre 1933-1945 del Tercer Reich. Hitler la reformó ubicando edificios monumentales como la cancillería del arquitecto Speer, hoy solo perdura el Ministerio de Finanzas -antes Ministerio del Aire-.

La segunda guerra mundial modificó Berlín. El proyecto de Hitler y Speer para Germania quedó inacabado. Los edificios públicos fueron el blanco de los bombardeos.
Los estragos de la guerra borraron las arquitecturas del nazismo y también cualquier símbolo de la ciudad.

El fin de la guerra el 30 de abril de 1945 resolvió la división en la ciudad en cuatro partes, bajo la tutela de los vencedores, que luego resultaron dos: Berlín occidental y Berlín oriental.
Los rusos que llegaron antes a la ciudad trazaron la división reservándose la parte del antiguo centro institucional, la falta de fondos y la imposibilidad de reconstruir el todo, y el repudio a las imágenes nazis hicieron que muchos edificios permanecieran en ruinas o que no fueran reconstruidos llegando a demolerlos completamente. Las diferencias económicas y el éxodo de ciudadanos de una parte sobre la otra fue un nuevo conflicto. Los rusos sobre el territorio que ocupaban trazaron el muro. Este consistía en dos paredones de H° A° y un área intermedia desierta que era el verdadero límite. Un primer disparo era de alerta y el segundo de muerte.


El lugar dónde se trazo se convirtió en una periferia, un límite, la ciudad cambio su orden y dinámica y con el tiempo se construyeron dos centros nuevos: uno para cada Berlín. Alexanderlatz para Berlín oriental y Kurfürstendamm para Berlín occidental.

La caída del muro de Berlín el 9 de noviembre 1989 y la unificación alemana, el 3 de octubre de 1990, planteó un caso especial: volver a construir una capital europea.
La ciudad capital de los 16 estados confederados tiene aprobados permisos de construcción por los próximos 50 años. La ciudad se planifica como una ciudad nueva, que al mismo tiempo pone en funciones su historia y sus monumentos.
El Patrimonio es identificado en nuestra sociedad con lo construido, lo antiguo, con lo viejo, pero como se da esa relación en una sociedad cuyos edificios fueron demolidos por el bombardeo, y cuyos lugares simbólicos se transformaron en los vacíos que atravesaba la línea del muro que dividió a la ciudad y a Alemania durante tantos años.
En Berlín se dio la oportunidad de construir nuevamente en el área central de la ciudad, en lugares que fueron periferias de la Berlín oriental y Berlín occidental, en lugares  cuyos monumentos fueron demolidos y arrasados
Reconstruir Berlín -como construcción colectiva- implica reconstruir aquellas referencias del pasado que son parte de su identidad.

Los alemanes pensaron como reconstruir su capital, la ciudad bombardeada perdió los ejemplos de las diferentes arquitecturas. Valoraron y reconstruyeron aquello que los representaba en su identidad.
Los berlineses comprendieron que sus edificios tienen un valor agregado para los turistas y para su imagen como capital. Algunos edificios de los años 70 han sido demolidos, en muchos casos, -justificado por ellos- más por la falta de posibilidades de conversión a los nuevos usos, que por su  estética.
Distintas áreas y plazas han sido intervenidas y renovadas. Capital privado y público se han sumado para reconstruir los lugares que identificaron a Berlín.

Sobre la Isla de los Museos el ejemplo más contundente es el Palacio Real, símbolo del imperio prusiano. Muy deteriorado por los bombardeos fue demolido en los años 50 y actualmente se decidió reconstruirlo conservando su imagen exterior, pero con el fin de ser un polo cultural –el  Foro Humboldt- y se encuentra en obras.
Ya fueron reconstruidos el Altes Museum de Schinkel y el Neues Museum completado en 1859 por August Stüler, pupilo de Schinkel, casi totalmente destruidos durante la segunda guerra mundial, la reconstrucción se inició en 2009 por el arquitecto David Chipperfield, para albergar las antiguas colecciones.
También se reconstruyeron la catedral cristiana remodelada por Schinkel y reconstruída en 1975 y la sinagoga (1859 y 1866), obra de  Friedrich August Stüler, en un ejemplo de pluralidad. Quedan en la memoria como ruinas: la iglesia de la memoria Kaiser Wilhelm, con una intervención moderna de los años 70.

Potsdamerplatz es uno de los paradigmas del nuevo Berlín, con un impresionante conjunto arquitectónico construido en los terrenos que la plaza homónima ocupaba antes de la guerra, y que además quedaron separados por el muro – este fue el mayor espacio entre muros de la ciudad-. Aún quedan algunos trozos exhibidos junto a los rascacielos de la plaza. El área ha sufrido en las dos últimas décadas un cambio radical de aspecto, de ser una periferia desolada ha pasado a convertirse en uno de los barrios más modernos y vanguardistas de Berlín.
En la década de los 90 la fiebre constructiva de la reunificación abarrotó la plaza de grúas para poner en pie las obras y proyectos de los algunos de los mejores arquitectos del mundo: Renzo Piano, Richard Rodgers, Arata Isozaki y Rafael Moneo.
Además de los rascacielos de la plaza, otro nuevo emblema de Berlín lo constituye el conjunto de innovadores edificios que conforman el Sony Center, inaugurado en el año 2000 según el proyecto de Helmut Jahn.

Al conjunto de Potsdamerplatz se suman los edificios del Kulturforum. La Filarmónica y la Biblioteca Nacional construidas por el arquitecto Hans Scharoun entre 1960 y 1963.
La Neue National Galerie (Nueva Galería Nacional), es un museo diseñado por el arquitecto alemán Ludwig Mies Van Der Rohe, inaugurado en 1968,  es el único museo del genial arquitecto, quien trabajó en la Bauhaus y luego se refugió en EEUU. Completa este conjunto la Gemäldegalerie construída en el año 1997, diseñado por los arquitectos muniqueses Heinz Hilmer y Christoph Sattler.
Este conjunto de edificios públicos y privados se complementa y se potencia, al punto que no existen edificios públicos ni privados cerrados los fines de semana: bares, miradores, plazas y museos se aúnan en un show de arte y arquitectura constante.

En la Pariser Platz, junto a la Puerta de Brandenburgo se reconstruyeron las embajadas de EEUU y Francia del arq. Christian de Portzamparc. Cruzando la puerta hacia el Tiergarden se encuentran el Museo Judío de Berlín del arquitecto estadounidense Daniel Libeskink, el Memorial -Monumento a los judíos de Europa asesinados- diseñado por el arquitecto Peter Eisenman y el ingeniero Buro Happold, esta obra es un ejemplo de estructuración del espacio que se plantea como una escultura a cielo abierto y el Edificio del Reichstag, diseñado por Paul Wallot, inaugurado en 1894 siguiendo un estilo neorrenacentista. En 1933 este edificio fue víctima de un incendio provocado cuya autoría no llegó a esclarecerse del todo y que ayudó a su cierre. Durante la Batalla de Berlín en la Segunda Guerra Mundial fue seriamente dañado. Su imagen actual se debe a las obras de los años 90, inauguradas el 19 de abril de 1999 responsabilidad del arquitecto británico Sir Norman Foster, destacándose la cúpula vidriada y su rampa helicoidal.
En este ejemplo de arquitectura se refleja el devenir de las instituciones políticas alemanas.

Alemania tiene inmensos campos de generación de energía por fotocélula y campos eólicos, y el estado apunta a poder auto abastecerse con energías renovables, de hecho el año pasado lograron el autoabastecimiento para toda Alemania un par de días. Berlín también se propone el tema ecológico, muchos edificios plantean el ahorro energético y la generación de su propia energía.

En Berlín el espacio público es protagonista, por el uso que la gente hace de él, su apropiación, y la cuidada relación entre llenos y vacíos. Dónde los espacios sin construcción no son el recorte de los edificios sino espacios, pensados para ser apropiados y convertirse en espacios cualificados para la vida.
La ciudad esta integrada con el campo y el paisaje mediante el transporte y los espacios públicos, dónde las áreas verdes están parquizadas y se expresan también como bosque.

Al observar Berlín, se percibe la convivencia entre sus diferentes historias: entre pasado, presente y futuro. Tranvías, colectivos, subtes, trenes, autos y bicicletas se complementan. Una confiable y eficiente red de transporte público asegura la conectividad de las distintas áreas, no pudiendo entender el área central por su centralidad misma, sino como algo que se especializa en determinados servicios, como por ejemplo museos.
La accesibilidad mediante el auto no es una condición de la centralidad, sino la habitabilidad de esa área.
La vivienda privada sigue construyéndose con centros de manzana verdes, con árboles y pasto, que le dan -en áreas densas de la ciudad- un lugar de esparcimiento a la población, los nuevos conjuntos se construyen con amplios espacios libres comunes y privados. Las mismas condiciones de hace un siglo
En Berlín valoran no perder un solo metro cuadrado para ubicar una cochera para auto en un espacio que puede ser un ambiente vital, o un espacio comercial, o un espacio verde; no existe la inseguridad sobre los bienes dejados en la vía publica: autos y bicicletas, al menos no en nuestra frecuencia.
La ciudad de esa manera ahorra el espacio para guardar en la noche todos sus transportes, y a eso vale sumarle que el transporte público resuelve la necesidad de traslado diaria de muchas personas que se desplazan al trabajo, al estudio o turistas, reduciendo la necesidad del trasporte individual.

Las mismas preguntas que se permiten pensar los alemanes sobre sus ciudades son válidas para que nosotros podamos plantear sobre las nuestras: ¿Cómo se construye la ciudad?
¿La ciudad se construye como un todo?
¿La ciudad se piensa como una unidad, compuesta de múltiples partes?
¿Podemos pensar una ciudad? ¿Proyectarla con claridad, gradualmente, sin sorpresas?
¿Como será Rosario dentro de 50 años?
¿Como crecerá, qué imágenes conservaremos para las próximas generaciones?

El 5 de agosto de 2052 Rosario cumplirá 200 años desde su declaratoria como Ciudad, ¿cómo podemos pensar a Rosario en estos 37 años que faltan?

¿Cómo construir nuestra ciudad, cómo conservarla? ¿Cómo vivirla?

Poder proyectar ciudades como Berlín o Rosario, una vez más, implica poder pensar nuestra condición humana. Poder pensar modelos de inclusión y convivencia de lo bueno y lo malo, lo viejo y lo nuevo, valorando el rescate del Patrimonio que se construye con valores, edificios y memoria".


Se agradecen comentarios y que se sumen como seguidores al Blog. Gracias





[1] La historia de la cuádriga que corona la Puerta de Brandenburgo, representaba originalmente a la diosa Victoria en un carro tirado por cuatro caballos, fue instalada originalmente en 1793, retirada y enviada a París por los soldados de Napoleón en 1806, y devuelta a Berlín en 1814. Fue entonces cuando le fueron añadidas una cruz de hierro y un águila, símbolos del militarismo prusiano, que no existían en la escultura original. En 1945 fue muy dañada durante la batalla de Berlín. Retirada tras la guerra, fue restaurada en 1958, de nuevo sin la cruz ni el águila, aunque ambos símbolos serían recuperados en 1991, tras la reunificación alemana.

martes, 13 de febrero de 2018

Juan Canals y Herbert Boyd Walker: la urbanidad de sus emprendimientos rosarinos. Palacios de Rosario I

Autor: arq Pablo Mercado

Este texto fue publicado originalmente en 2011  en Viarosario, con el título de "Palacios Rosarinos I -Juan Canals y Herbert Boyd Walker: la urbanidad de sus emprendimientos rosarinos."



Cuando pensamos en la arquitectura de Rosario no podemos dejar de tener presentes el Palacio de Tribunales (1889), la casa de Nicolás Puccio -hoy Villa Hortensia- (1890), la casa de Eloy Palacios -hoy Tribunales Federales -(1890) y el Palacio Canals (1888). Estas obras junto con la catedral de Juan B. Arnaldi y el edificio de la Municipalidad de Gaetano Rezara -ambas de 1888- fueron, hasta la construcción del puerto de 1901, los edificios más representativos de Rosario, no solo ilustre y fiel villa o un deseo -como lo graficó en 1858 en el plano Nicolás Grondona-, sino edificios de una gran CIUDAD. Las cuatro primeras obras tienen en común al arquitecto: Herbert Boyd Walker, y al empresario, Juan Canals

Juan Canals nació el 5 de agosto de 1849 en Barcelona. A los 21 años de edad emigró a Sud América, residió en Buenos Aires y evaluando las posibilidades se afincó en Rosario.

Unido al poder político y económico se relacionó con Carlos Casado del Alisal; Eloy Palacios; Nicolás Puccio; Desiderio Rosas; Nicasio Vila y Juárez, Gálvez, Wilde y Luciano Leiva en Santa Fe 

Fue fundador del Banco Sindical (1), en mayo de 1889, junto con importantes comerciantes, y terratenientes que conformaban la élite empresaria de la época: “Emilio E. Ortiz, Federico Lozano, Nicasio Vila, Gregorio Machain, Carlos W Biyth, Juan M. Ortiz, Desiderio Rosas, Lastenes Colombres, Manuel Beretervide, David Peña, Luis A. Vila, Juan Tenosa, Carlos C. Ortiz y otros…”.

Canals fue un visionario, que junto con el arquitecto inglés Herbert Boyd Waker (1855 – 1910), generaron el Palacio de Tribunales, la vivienda de José Nicolás Puccio -hoy Villa Hortensia, la casa de Eloy Palacios –hoy Tribunales Federales- y su propia casa -ubicada en la manzana de Rioja, Balcarce, San Luis y Moreno- También pertenecen a Walker el proyecto de 1891 para el edificio de aduana y capitanía portuaria que proyectaba Construir Canals. 

Sin duda estas obras diseñadas por Walker mantienen una invariancia en el diseño, palacios exentos con basamento y dos niveles. Son similares los porches en villa Hortensia y en el palacio Canals, también eran similares el ingreso original de la casa de Canals y el de la casa de E. Palacios con puertas bajo el pórtico y dos puertas laterales más. En su casa no utilizó manzarda, pero si en las otras obras. Mampostería de ladrillos, revestidas con material de frente y mármoles. Símbolos y ornamentaciones que ordenaban el espacio, marcando lo principal y lo secundario.

Estas obras anteriores al siglo XX son producto de una mano de obra artesanal muy calificada preexistente a la energía eléctrica: las rejas “artísticas” del frente y herrería de escaleras se realizaron en fragua uniendo sus partes con remaches y agregándoles aleaciones de metales como adornos. Las carpintería de puertas y ventanas se realizaron en maderas cortadas y lijadas a mano, o a lo sumo con máquinas impulsadas a vapor. En esa época no existía el vidrio y el uso de cristales en las aberturas era un lujo de pocos

Canals también construyó en 1888 las primeras casas para obreros en Rosario. Son dos conjuntos, uno ubicado en la manzana de Oroño, 3 de Febrero, 9 de julio y Balcarce atravesado por los pasajes Tellier y Rosales y otro en la manzana de 27 de Febrero, Dorrego, Gálvez y Moreno atravesado por el pasaje. De esta manera la manzana cuadrada se divide a la manera inglesa con pasajes para evitar los largos fondos y permitir un mayor uso del terreno frentista.

La crisis del gobierno del presidente Juarez Celman de 1890 truncó estos proyectos. Canals entregó como parte de pago el Palacio de Tribunales y su casa a la provincia de Santa Fe para saldar sus deudas.

En la Guía Comercial e industrial de 1898 Juan Canals herrería y carpintería aparece domiciliado aún en Rioja y Moreno. Canals muere sin poder recuperarse económicamente en Buenos Aires, en el año 1901.




Páginas  donde se publicó el texto sin citar fuente:

http://www.utopiasargentinas.com/2015/05/1890-rosario-y-sus-palacios-la-casa-de.html?showComment=1518541734662#c1203466521600896050

lunes, 12 de febrero de 2018

Reflexiones sobre el Patrimonio Público de Rosario

Autor:  Arq. Pablo Mercado
Este texto fue publicado originalmente en año 2015 en La Gaceta del Colegio de Arquitectos Distrito 2.  Dirigida por el arq. Javier Armentano.

Cuando reflexionamos sobre Patrimonio siempre nos preguntamos: ¿Qué valor tiene el Patrimonio? ¿Está el Patrimonio ligado al pasado, o es una oportunidad para poder pensar el futuro?
La Semana del Patrimonio que este año cumplió 15 años ininterrumpidos nos permite pensar sobre nuestras experiencias.
Es válido conservar un patrimonio deteriorado? Es válido un patrimonio que no demuestra el paso del tiempo?. ¿Se puede mejorar la conservación del Patrimonio?
Cuando consideramos el Patrimonio de Rosario no podemos soslayar a la gestión pública que ha construido una colección de edificios patrimoniales en poder del estado municipal y provincial. Algunos edificios han llegado por donación y otros han sido adquiridos y otros construidos por el estado.

Dentro de esta colección los centros de distrito son un caso interesante
El Distrito Oeste “Dr. Felipe Moré” del arquitecto: Mario Corea Aiello, inaugurado el 12 de febrero de 1999, pudo construirse en un entorno degradado “Villa Banana” y con la experiencia de un arquitecto que si bien nació en Rosario tuvo su desarrollo profesional en el extranjero.
El Distrito Norte “Villa Hortensia” revitalizó la vieja casona que perteneció a la Familia Puccio, fundadores del poblado de Alberdi y que luego adquirió su yerno  y que tomó el nombre de su esposa María Hortensia Rouillón. la propiedad fue proyectada por Herbert Boyd Walker y construida por la empresa de Juan Canals.  Desde 1995 se hicieron las restauraciones de las cubiertas y limpiezas de las pinturas de los cielorrasos. El distrito fue inaugurado el 10 de octubre de 1997Actualmente el uso intenso y la falta de un plan de conservación ponen en peligro lo que se ha realizado, al extremo que, actualmente los cielorrasos de la planta alta tienen una red tensada para detener desprendimientos y en la planta baja el cielorraso pintado de la sala –registro civil en el proyecto del distrito- donde se encuentra una curiosa “chinoiserie” se ha techado con placas de  fenólico.
Villa Hortensia es Monumento Histórico Nacional desde 1989.
El Distrito Centro “Antonio Berni” inaugurado el 19 de septiembre de 2005 proyecto del arquitecto colombiano Laureano Forero y del arquitecto argentino Luis Grossman se construyó en la estación del FFCA que fuera iniciada en 1867 y construida por el ing Guillermo Wheelwright, aquí el proyecto modificó las estructuras ferroviarias y se conservaron los muros exteriores, Quedando siempre la incógnita de que habrá sucedido con las rejas de hierro y las carpinterías de madera  originales que poseía la estación y que fueron retiradas en la intervención.
El Distrito Sur "Rosa Ziperovich" de Alvaro Siza ubicado sobre la avenida Uriburu es una obra nueva, un ejemplo proyectual del arquitecto portugués construído bajo la dirección de su colaborador Marcos Rampulla. Esta obra permite conocer los detalles que hacen a la espacialidad pensada por Siza y es tal vez el distrito mejor conservado y menos deteriorado.
El Distrito Noroeste “Olga y Leticia Cosettini”  de los arquitectos rosarinos Sebastián y Esteban Bechis, Mauro Grivarello Bernabé y Julieta Novello, fue inaugurado en septiembre de 2006. Surgió por un concurso de proyecto y el pedido de que los proyectos no fueran asignados sin concurso. Este edificio comparte con el Distrito oeste la falta de un entorno amigable que lo preserve  del vandalismo y le brinde a quienes quieren disfrutarlo la seguridad en los momentos en que no desarrolla actividades administrativas.
El distrito sur oeste “Emilia Bertolé” del arquitecto César Pelli, inaugurado el 12 de septiembre de 2009, permite que nos pongamos en contacto con una obra que nos recuerda a la arquitectura que Pelli hiciera en la provincia de Tucumán antes de su éxito internacional. Aquí, el manejo de la escala es algo que asombra: después de hacer las torres Petronas establecer contacto con la escala del barrio Acindar.

Podemos sumar al patrimonio municipal las primeras obras municipales como el Pórtico del Cementerio del Salvador construido por el arq. alemán Oswall Menzel en 1888, el Palacio de los Leones proyectado en 1888-1896 por el arquitecto Gaetano Rezzara y finalizado por los arq. ing  Silvio Contri y Andrés Cremona [1], a las que luego se sumaron el Concejo Deliberante –que fuera propiedad del Dr. B. Vassallo- proyecto del ing. Alejo Infante y construido por Segundo Taiana, El Parque y Monumento Nacional a la Bandera del arq. Angel Guido construido por el MOP; la Estación Fluvial, El edificio de la Aduana con proyecto de los ings. Ochoa y Thomas, y el Palacio de Correo con proyecto –modificado- del arq. Angel Guido y obra construida -junto a los dos anteriores- por el MOP, Ministerio de Obras Publica de la Nación.
También son municipales la sede original del Banco Municipal en la calle Sarmiento y la nueva casa central sobre la calle san Martín y sus sucursales.

Desde hace algún tiempo el teatro Comedia de los ingenieros Erausquin y Parfait también se ha sumado a los bienes municipales

Un caso especial es la casa de Juan Canals, construida por Herbert Boyd Walker en 1888 [2], Asistencia Pública desde 1902 [3], que fue cedida en 2013 por el municipio a la provincia y remodelada para ser sede del IAPOS. En las obras de la intervención fueron retiradas las rejas de hierro forjado y las aberturas originales y las mamparas de hierro y en el nuevo proyecto no recuperó ni la balaustrada que existía sobre las cornisas, ni la torre con reloj que caracterizaron el proyecto original. Ese edificio ya había “perdido” la compleja reja perimetral de entrada de origen inglés.

Son también municipales el área pública del “Pasaje Juramento” proyecto de los arquitectos Alejandro Beltramone, Ponzellini y Mariano Costa, donde se ubicaron las esculturas de Lola Mora para un primer proyecto de monumento a la bandera que no se concretó.

Las nuevas concesiones han sumado espacios y edificios al patrimonio municipal, los bares y espacios concesionados como “Rio Mio” del arquitecto Marcelo Villafane, y “Flora” y “Silos Davis” del estudio Sánchez Hermelo y Asoc. y el “Bar heladería” de Beltramone y Ponzellini. El bar que fuera “espacio 11” proyectado por el Estudio H y que esta siendo remodelado por el estudio del arq Redondo y Asoc. Es también un bien patrimonial el “Paseo Costero” del arq. Caballero de 1980. 

En el Parque Independencia -que fuera proyectado por el ing Thedy a principios del 900, existen las instalaciones que ocupara la Rural y también el Jockey Club de Rosario, cuyas concesiones se han vencido. Quedan instalaciones, pabellones, tribunas y el hipódromo. En esos edificios esta la firma de Gerbino y Schwartz, Durand, del mismo Thedy y del arquitecto Forciniti.
Las obras complementarias del “Internacional Park” -hoy sin funcionar-  del arq Rafael Iglesia;  El Jardín de los Niños Juana Elena Blanco de los arquitectos Perazo, Marchesi & Antelo de 1998-2001 y  ya sobre la salida hacia Pérez “la Granja de la Infancia” de  Fierro, Berca & Celderini de 1999 son también patrimonio municipal.

Pertenecen con sus colecciones al municipio El  Museo Municipal de Arte Decorativo Firma y Odilo Estevez, intervenido por los arqs Gervino y Schwartz, el Museo Castagnino de Hilarión Hernández Larguía, el MACRO y  el Museo de la Memoria -proyecto para sus padres- ambos del arquitecto Ermete De Lorenzi y el Museo de la Ciudad que fuera un proyecto del arq.  Manuel Fernández de Luco en la antigua casa de los jardineros del Parque Independencia, diseñada por Thedy, cuando se construyó el Parque Independencia.

Varias estaciones de trenes están hoy en el patrimonio Municipal. La estación Rosario Central, ocupada por el Centro de Distrito y la isla de los Inventos, La estación Sunchales -También llamada Rosario Norte- dónde se encuentra la Secretaría de Cultura Municipal y  la estación del Ferrocarril Oeste Santafesino en el parque Urquiza
El municipio seguirá custodiando los bienes de los rosarinos, una interesante colección según podemos ver.
Pronto se llamara a licitación para el “Museo Ferroviario” en la Estación de Trenes Central Córdoba en el parque Bernardo Irigoyen, dónde funciona la “Asociación Amigos del Riel” en 27 de febrero y Juan Manuel de Rosas. Un edificio que se construyó en 1888 y que luego del incendio de 1921 volvió a reconstruirse y así permanece. 
Será una nueva oportunidad en que se deberá valorarse lo existente construido y utilizar criterios que conserven ese bien, poniendo las condiciones en el pliego –seguramente- para mantener el valor de ese edificio, sin vaciar su significado, ni permitir que se pierda un valioso ejemplo y sus elementos arquitectónicos que lo componen.

Podemos reconocer que Patrimonio son nuestros edificios, como cosas concretas y también es Patrimonio de los rosarinos una determinada manera de pensar, ideas e ideales: “Comercio”, “Libertad”, “Progreso”, “Independencia” y “Buen orden” estuvieron presentes en nuestra ciudad antes, hasta que se cambiaron los nombres de las calles por: Laprida, Sarmiento, Mitre, Presidente Roca y España en ese orden. 
También estuvieron presentes el 25 de diciembre –en alusión al Pronunciamiento de Urquiza-, el 1° de Mayo por el alineamiento con la causa de Urquiza de los "rosarinos"  y el 3 de Febrero- por la Batalla de Caseros- pero esas ya son otras historias…
El patrimonio construye identidad y su destrucción nos vacía, destruyendo símbolos y significados, conservarlos es una responsabilidad del poder público y de los ciudadanos.














[1] arq. ing  Silvio Contri y Andrés Cremona son autores del proyecto del Teatro la Opera, Hoy El Círculo. El arq. Ing Silvio Contri es autor el Palacio de Correos de la ciudad de México hoy MUNAL. Museo Nacional de México.
[2] Hacia 1888 Juan Canals y el arq ing. Herbert Boyd Walker cambian la dirección de la ciudad hacia el oeste con la construcción del Palacio de Justicia Provincial sobre la calle Moreno.
Puede ampliarse datos en: http://corazondearquitectura.blogspot.com.ar/2018/02/el-palacio-canals.html
[3] El Palacio de Tribunales pasa a propiedad municipal en 1890 cuando quiebra la empresa de Juan Canals.

Biografía
http://notiregional.com/villa-hortensia-primer-centro-municipal-distrito-la-ciudad-cumplio-20-anos/
- AAVV. Rosario, Guí­a de Arquitectura. UNR. FAP y D. Junta de Andalucí­a. Rosario-Sevilla 2003.
- MERCADO, P. Palacios Rosarinos I. Juan Canals y Herbert Boyd Walker. O la singularidad de sus emprendimientos rosarinos.
http://corazondearquitectura.blogspot.com.ar/2018/02/juan-canals-y-herbert-boyd-walker-la.html
-MERCADO, PABLO. El Palacio Canals
http://corazondearquitectura.blogspot.com.ar/2018/02/el-palacio-canals.html


miércoles, 7 de febrero de 2018

El Palacio Canals


Autor: arq. Pablo Mercado.

Este texto fue publicado originalmente el 8 de Junio de 2011 en Viarosario, con el título de "Palacios Rosarinos II - El Palacio Canals".
También esta publicado SIN AUTORIZACIÓN en  http://www.descubriendorosario.com.ar/cultura-y-entretenimiento/rosario-arquitectura/1888:-palacio-canals-641.html

"La casa que fuera de Juan Canals, construida en 1888 aún perdura como testimonio de esos dí­as, cedida al municipio en la intendencia de Luis Lamas (21/02/1898-19/02/1904), se instaló allí­ el Palacio de la Higiene en 1902, luego Asistencia Pública hasta nuestros dí­as, siendo un verdadero cimiento de la Salud Pública de Rosario, 
El parque con centenarias palmeras, magnolias y robles se convirtió en dos plazas en honor al Dr. Julio Maiztegui y Alicia Moureau de Justo, pero que quedan relegadas ante “la Martí­n” o “la Maternidad”, edificio inaugurado el 8 de julio del año 1939 donado a la Municipalidad de Rosario por la Sra. Íngela Joostens de Martin. Si bien se siguen utilizando las instalaciones de este edificio como Centro de Salud, en la actualidad ha sido relevado por un nuevo edificio.

Esta es una buena oportunidad para que se aplicaran ejemplarmente los mandatos del propio municipio – dueño de la propiedad- como por ejemplo la Ordenanza Nº 7.156/01 que establece en su Artí­culo 3°, que el Programa de Preservación y Rehabilitación del Patrimonio deberá mantener actualizado el Inventario de Inmuebles de Valor Patrimonial. O también la Ordenanza N° 8.245 que considera a la anterior y en su Capitulo II de Obligación de Conservación y Rehabilitación establece en su artí­culo 3°.: “Los propietarios de los Inmuebles de Valor Patrimonial tienen la obligación de mantenerlos en buen estado de seguridad y salubridad, realizando los trabajos y obras precisas para conservarlos o rehabilitarlos, en un todo de acuerdo con la Ordenanza No 6.868/99 y la normativa vigente. Las obras de conservación y/o de rehabilitación necesarias para hacer efectivo el cumplimiento de las condiciones señaladas son las determinadas en el Capí­tulo IV de la presente Ordenanza.”

También establece en su Capitulo III, Inventario y Catálogo en:
Art. 6.1 Categorí­as: “La primera categorí­a -A-, incluye las obras de valor singular o unitario”.
Art. 6.2. “Grados de Protección: Establecen las restricciones impuestas a los inmuebles según su Valor Patrimonial. Comprenden distintas situaciones: desde la protección integral del bien, la ponderación de sus partes distintivas, la preservación de la envolvente y/o la conservación de componentes ornamentales y su correspondiente registro o conservación documental. Se establecen dos tipos de protección de los bienes inventariados: Directa o Indirecta.”
Sobre este punto Protección Directa Integral (de todo el objeto) la casa de Canals esta catalogada
Grado de protección 2a: Edificios o conjunto de edificios sujetos a preservación de las envolventes y de las partes (espacios y/o elementos) consideradas de Valor Patrimonial, previéndose la aplicación de criterios de restauración considerados cientí­ficos. Se permite la alteración del orden distributivo en la medida que revalorice al conjunto edilicio.

Nos parece importante destacar que el Hospital Provincial -si bien su origen es más antiguo- fue, en sus comienzos, el Hospital de Caridad, administrado por la orden de María Santísima, desde 1863 hasta 1943, en que pasó a la esfera provincial. Por otra parte la casa de aislamiento -luego Hospital Carrasco- data de 1897. El Hospital Rosario se inauguró el 24 de Junio de 1898 -luego Hospital Clemente Alvarez- y fue demolido en 2009. Y por último el Hospital del Centenario fue creado por suscripción pública en 1910 y la Escuela de Medicina es el 11 de abril de 1920. Es por esto que la casa de Canals, construí­da en 1888, es también el edificio más antiguo de la Salud Pública Rosarina en pie.

Confiamos en que la Municipalidad y la Provincia en su consenso se responsabilicen por el Patrimonio de los rosarinos.

Por eso celebramos la responsabilidad del Instituto Autárquico Provincial de Obra Social (Iapos) y del Gobierno de la Provincia de Santa Fe que como parte del convenio, firmado el 3 de diciembre, se compromete a efectuar las reparaciones y puesta en valor del inmueble y la adecuación integral del espacio público circundante. Allí­ se proyecta, también, la futura construcción del Museo de la Salud.
Seria meritorio que los funcionarios municipales y provinciales que participen en ese trabajo no lo identificaran como un edificio más. Realizando una profunda evaluación del edificio y sus singularidades antes de la puesta en valor y por supuesto de los trabajos. Para asegurar la permanencia y respeto de sus características originales que podremos apreciar una vez terminada la intervención.

Entendemos que se han comprometido con nuestro Patrimonio los funcionarios presentes en el acto que se llevó a cabo, en el salón Blanco de la sede de Gobierno en Rosario dónde estuvieron los ministros de Salud, Miguel íngel Cappiello, y de Obras Públicas y Vivienda, Hugo Storero; el Director Provincial del Iapos, Miguel González; el Intendente de Rosario, Miguel Lifschitz; y el Secretario de Gobierno Municipal, Horacio Ghirardi. Asistieron, además, los secretarios; de Salud Pública, Lelio Mangiaterra; de Producción y Desarrollo Local, Clara Garcí­a; y General, José León Garibay.

Pensamos que la SALUD PUBLICA no debe ser caridad, ni asistencia, sino un verdadero DERECHO; También creemos que el PATRIMONIO de las ciudades -que pertenece a los ciudadanos- debe ser reconocido como un derecho fundamental, base de su IDENTIDAD CULTURAL y de su propia DIGNIDAD.


Bibliografí­a:
- ALVAREZ, Juan. Historia de Rosario (1689-1939). Editorial Municipal de Rosario. 
- BENOLIEL, Jack. Cornelio Casablanca y su legado: la construcción del Hospital del Centenario y la Facultad de Medicina de Rosario.
- DE MARCO, Miguel Angel (h). La Batalla por el Puerto de Rosario. Ciudad Argentina. Editorial de Ciencia y Cultura. 1999. 
- ELECTRONEUROBIOLOGíA Editorial La obra de Ramón Carrillo: lista de establecimientos creados, dirigidos, inaugurados y puestos en funcionamiento hasta 1952. vol. 14 (2), pp. 259-275, 2006 
- GARCILAZO, Romina. Auge y decadencia de un estratega. El accionar de Juan Canals en el mercado inmobiliario de la ciudad de Rosario, 1886-1890. Naveg@mérica. Revista electrónica de la Asociación Española de Americanistas [en lí­nea]. 2009, n. 2. 
- GARí“FALO, Florencio B. Historia de la Cardiologí­a de Rosario. Capitulo IV La Cardiologí­a. En Rosario. Caride; Butteri Editores, 2004.
- LANCIOTTI, Norma Silvana. Las empresas inmobiliarias en la expansión de las ciudades portuarias. Rosario, 1880- 1914. 
- MERCADO, P. y otros. Rosario, Guí­a de Arquitectura. UNR. FAP y D. Junta de Andalucí­a. Rosario-Sevilla 2003.
- MERCADO, P. Palacios Rosarinos I. Juan Canals y Herbert Boyd Walker. O la singularidad de sus emprendimientos rosarinos.
- Municipalidad de Rosario. Ordenanza N° 8.245 inventario y catalogación de bienes del Patrimonio Histórico Arquitectónico y Urbaní­stico de la Ciudad de Rosario. Municipalidad de Rosario.
- PEARSON, Alfredo J.. Guí­a Comercial e industrial de la Pcia de Santa Fe Año 1°1898. Establecimiento tipo- litográfico y encuadernación “El Progreso”. Santa Fe.
- PROVERA, Hugo. “El hospital de autogestión segrega y margina al que no tiene plata”. Asociación Trabajadores del estado. Seccional Rosario.